viernes, 1 de febrero de 2013

EL CUERVO. 1994. Un Film De ALEX PROYAS. PEQUEÑAS JOYAS CINEMATOGRÁFICAS.

Mágica. Con esta simple palabra se resume toda la filosofía vital de una película como El Cuervo (The Crow, Alex Poryas, 1994), en la que la lluvia no es sólo un efecto estético que subraya el draamatismo de determinadoas escenas, sino un personaje más con su consiguiente carga filmica.
La película plantea una estructura narrativa en realidad poco novedosa: planteamiento, nudo y desenlace. Un esquema clásico que arropa una historia innovadora, si bien no original, pues el film ésta basado en un cómic. Al ver el metraje, asistimos a la resurreción de Eric Draven (Brandon Lee), que ha sido asesinado junto a su esposa por defender los intereses de los más perjudicados en una ciudad apocalíptica e inhumana. Su objetivo: la venganza hacia la banda que les arrebató una feliz vida a él y a su mujer. Sólo dos personas creerán en el poder de Draveb, que vuelve a la orilla de los vivos convertido en El Cuervo, un personaje inmortal con una misión muy concreta. Serán una niña y un policía.
El regreso de un alma viva dentro de un organismo muerto está arropado (como no podia ser de otro modo) por una batería de efectos especiales y estéticos. Desde la forma de maquillaje de Draven, amparada por una gran tema del grupo británico The Cure. Hasta la firma de los crímenes con los que realiza su venganza (que no es otra que la figura de un cuervo), pasando por el doloroso descubrimiento de la regeneración de su cuerpo, son elementos que cargan las tintas en lo siniestro. La estética de El Cuervo fue imitada hasta la saciedad por fans de la película y sirvió para inspiración de posteriores realizadores. Pero quizá lo que lanzó definitivamente la película a la fama fue la leyenda negra que sufrió el rodaje. En una de las escenas culminantes de la película en la que Draven era acribillado a balazos, el actor que encarnaba a este personaje, Brandon Lee, hijo del famoso actor Bruce Lee, se desplomó en el suelo muerto. Las Balas deberían ser de fogueo, pero alguien habia cambiado las de una pistola por balas de verdad. El misterio que acompañó a la muerte de su padre, Bruce Lee, se repetía de nuevo con la figura de su hijo. El motivo por el que alguien pretendía asesinar a Brandon sigue siendo un misterio, pero los coqueteos con lo oculto que se dan a lo largo de la película contribuyen a pensar que no se debe jugar con la muerte. Las malas lenguas de Hollywood aseguran además que la escena de la muerte del actor no se eliminó del montaje final, con lo cual esteríamos ante la primera snuff movie reconocida.
La película propició además dos tristes secuelas. La segunda de la saga es todavía pasable, aunque es cualitativamente inferior a la primera. Tim Pope fue el encargado de dar vida a otro resucitado en El Cuervo: Ciudad de Angeles, donde el papel del protagonista recaía en Vincent Pérez. El film usa y abusa de los elementos siniestros y sobrenaturales, y su filosofía sobre la vida y la muerte descansa sobre los monólogos de la actriz encargada de dar vida a la compañera mortal del Cuervo.
El Cuervo hace que los cielos lloren por un crimen injustamente cometido, pero también hace parar estas lágrimas cuando su alma alcanza la redención final. Si se trata de un principio filosófico o simplemente es un elemento dramático que acompaña a la historia, corresponde juzgarlo al espectador.

TRAILER (VIDEO CREACIÓN): EL CUERPO. ALEX PROYAS.

No hay comentarios:

Entradas populares

VIDEO CLIP DEL MES

LOS QUE ROCKOLAN VIENEN DE


I made this widget at MyFlashFetish.com.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin