miércoles, 16 de abril de 2014

EL GRITO De EDWARD MUNCH. El Tormento De La Existencia.



“Estaba caminando por la carretera con dos amigos - el sol se ponía - sentí como un soplo de melancolía - El cielo de repente se volvió de un rojo sangre - Me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio - sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad - mis amigos continuaron- y yo me quedé atrás - temblando de ansiedad - sentí un grito interminable que atravesaba la naturaleza…”

Son palabras que el propio Edvard Munch redactó en su cuaderno autobiográfico en 1892 y que sirvieron como  fuente de inspiración para una de las obras más conocidas y cotizadas del siglo XX. Las palabras del artista noruego sintetizan lo que un año más tarde plasmará sobre cartón a través de unas líneas sinuosas y un color vibrante, desgarrador. El Grito, se convertirá en una de las pinturas más enigmáticas de la Historia del Arte y un siglo después nos permite establecer paralelismos de la sociedad de entonces con la de ahora, la que nos ha tocado vivir. 
Las reducidas dimensiones de la obra (91 cm x 74 cm) no infieren en la inmensidad de su contenido, no se busca una realidad objetiva ni una belleza formal, Munch va más allá e intenta reflejar y captar el estado espiritual del alma.
Los elementos pictóricos empleados potencian sobremanera la expresividad, el color estridente evidencia el desgarro y estado de desesperación del personaje central, una figura andrógina, plana y de rostro desfigurado  que sujeta su cabeza con ambos manos emitiendo un “grito silencioso” ante la pasividad de unos personajes situados en un segundo plano que caminan normalmente, ajenos al dolor de lo ajeno. El paisaje se alía con la angustia y el tormento y no ayuda a combatir el estado de soledad y ansiedad que nos quiere transmitir.
 


El Grito muestra el reflejo de una mente atormentada.La existencia y vida de Edvard Munch no fue nada fácil. Marcado por la tragedia familiar y sus crisis nerviosas acentuadas por su adicción al alcohol, el considerado precursor del expresionismo dio un giro a su pintura al tomar contacto con los postimpresionistas en uno de sus viajes a París sobre todo al conocer la obra de Gauguin y Van Gogh. De una paleta llena de color y luz de tendencia impresionista la abandona para expresar el sentimiento a través de unas pinceladas más audaces y vigorosas. El Grito es la mezcla y expresión de sentimientos y muestra el rechazo de una realidad social marcada por las protestas y el descontento generalizado, el contenido simbólico también está presente en la obra.

Son cuatro las versiones que realizó el artista sobre esta obra que originalmente la denominó  El Grito de la naturaleza (Der Chrei der natur) y fue creada como parte de la serie Friso de la Vida sobre la vida moderna, el amor, la angustia y la muerte. De las cuatro versiones existentes la más conocida es la que se expone en la Galería Nacional de Noruega y dos de ellas han sido objeto de robos mundialmente conocidos y recuperadas años más tarde.

Hay obras de arte que llaman especialmente la atención del espectador y ocurre con obras particularmente simbólicas como es el caso de El Grito. Su estudio y contemplación invitan a la reflexión, a interiorizar en uno mismo y a cuestionar el por qué ocurren las cosas, es aquí donde se pone de manifiesto la universalidad del poder del Arte, un poder capaz de llegar a lo más profundo de la mente humana eso es….Arte.
El tormento de la existencia de Munch durará hasta el  último de sus días, murió solo en su casa de Ekely un frio día de invierno de 1944. 

Fdo. JAVIER NAVARRO JUÁREZ.
LDO. HISTORIA DEL ARTE.

No hay comentarios:

Entradas populares

VIDEO CLIP DEL MES

LOS QUE ROCKOLAN VIENEN DE


I made this widget at MyFlashFetish.com.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin